“Cambios en los procesos de inclusión y de acceso de nuevas tecnologías sanitarias en el sector salud público mexicano.”

June 26, 2019  

MES Herman Soto Molina, expresidente ISPOR capítulo México

Dr. César Alberto Cruz Santiago, presidente ISPOR capítulo México

A partir del 1 de diciembre del 2018, con el nuevo gobierno de México se ha venido experimentando cambios en áreas relevante del sector público. Una de esas áreas que se anunció tendrá cambios es el sector salud. En los últimos años, el sistema de salud mexicano ha enfrentado desafíos relevantes ante el incremento de las necesidades de salud debido a la transición epidemiológica y demográfica con presupuestos limitados, generando la búsqueda constante de ser más eficientes en todos los ámbitos.

En este contexto, desde 1983 el Consejo de Salubridad General (CSG), por acuerdo presidencial, entre otras tareas, se le encargo la racionalización de la adquisición, utilización y distribución de los insumos que se requieren para la atención de salud. (Gómez Dantes, Garrido Latorre, Tirado Gómez, & Ramírez, 2001) y elaborar el Cuadro Básico de Insumos del Sector Salud para el primer nivel de atención médica y un Catálogo de Insumos para el segundo y tercer nivel, elaborados por el CSG a los cuales se ajustarán las instituciones públicas del Sistema Nacional de Salud, y en los que se agruparán, caracterizarán y codificarán los insumos para la salud (CSG, 2017).

Asimismo, el CSG ha venido realizando diferentes ajustes en la forma de evaluar estas nuevas tecnologías pasando de evaluar solamente la eficacia, seguridad, calidad a solicitar también la eficiencia y asequibilidad al incluir como primer paso el requisito obligatorio de presentar un estudio de evaluación económica y clínica para cada insumo para valoración de inclusión a los diferentes catálogos desde el 2003.  Posteriormente en el 2008, el CSG publicó la primera guía de evaluación económica mexicana para estandarizar los requerimientos en este tipo de estudios cuando se realiza la inclusión de un insumo de salud. Es relevante que por primera vez en esa guía se solicita los estudios de análisis de impacto presupuestal para insumos de alto costos.

 En el 2011, también se dieron varios cambios destacados en este proceso, el primero se actualizó el reglamento de inclusión de insumos al Cuadro básico con una clarificación de los requisitos a presentar en el expediente de cada insumo; segundo, se promulgo una guía de evaluación de insumos, que transparentó la forma de revisar los requerimientos de la revisión clínica y económica mínimos para pasar a la siguiente fase de inclusión ; y tercero la actualización de la guía de evaluación económica.  

 Aun con estos cambios en el proceso, en esos años hubo mucha discordancia entre lo que se presentaba en el expediente y lo que deseaban revisar los tomadores de decisión en el CSG. Es por ello, que, en el 2014, el CSG efectuó una modificación fundamental que fue habilitar la junta técnica. Este paso, se debe de realizar antes de la inclusión de un insumo, es que podría solicitarse si hay dudas metodológicas (horizontes temporales, comparadores, tipo de modelos económicos a utilizar entre otras) de la evaluación económica de una tecnología sanitaría. Para los evaluadores económicos, este nuevo proceso nos permitió conocer cuál es la información relevante que necesita ellos para evaluar el insumo desde el punto de vista clínico y económico.

Con todos estos cambios, se mejoraba la eficiencia en la forma de evaluar los insumos de salud para la inclusión en el cuadro básico del CSG, pero seguían las críticas de que había ineficiencias, en el hecho que una vez que se lograba la inclusión en el mismo, no garantizaba que todas las instituciones de salud pública de México incluyeran ni que la compraran esta tecnología sanitaria. Esto parecía que causaba además de ineficiencias también inequidades, porque algunas de las instituciones lo adquirían, pero otras no.

Dado lo anterior, a finales de mes de mayo del 2019, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció la creación del Compendio Nacional de Insumos de Salud (CNIS) que sería el reemplazo del cuadro básico de insumos, con el fin de combatir y prevenir el desabasto de medicamentos durante su sexenio, y garantizar que los mexicanos tengan los medicamentos suficientes para sus tratamientos, haciendo énfasis en cuatro especialidades con un gran número de pacientes, como son cardiología, endocrinología y metabolismo, enfermedades infecciosas y parasitarías y Oncología. Lo que se esperaría que la inclusión en el CNIS, todos los mexicanos pudieran acceder a este insumo, no importando en que institución de salud sea derechohabiente.