Institucionalización de la evaluación de tecnología sanitaria en Colombia: Avances y desafíos futuros

May 31, 2016  

English | Português

Guillermo Sanchez Vanegas, MD, MSc PhD, Director Ejecutivo, Instituto de Evaluación Tecnológica en salud, Bogotá, Colombia                                                                                         


Según el reciente informe publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), los indicadores de cobertura de salud en Colombia muestran un notable avance, llegando a un nivel en el que  más del 97% de la población se encuentra asegurada, situación que acerca al país a lo que técnicamente se conoce como cobertura universal, y que contrasta con las cifras de 1991 donde solo 1 de  cada 6 ciudadanos contaba con algún tipo de aseguramiento en salud (1). Por otra parte, vale la pena resaltar que según un estudio reciente del Banco de la República, Colombia ha pasado de tener un gasto de bolsillo superior al 50% en 1993, a un nivel del 15,9% en el 2015,  cifra que está muy por debajo del promedio latinoamericano (36,7%) y que también es inferior al promedio mundial (20,4%) (2).

Estos avances del sistema de salud colombiano, generan desafíos institucionales con el fin de garantizar que la población tenga acceso a las tecnologías sanitarias que han demostrado ser seguras y efectivas, en un escenario de sostenibilidad. Es en este contexto, en el que Colombia ha venido progresando en políticas públicas y estrategias que permitan racionalizar el gasto, garantizando el acceso equitativo y oportuno a las tecnologías que han demostrado beneficios para la población a través de evidencia científica. Este interés quedó plasmado en la reforma a la salud llevada a cabo en el 2011, suscrita a través de la ley 1438 (capítulo V, artículo 92) en donde se autorizó al entonces Ministerio de la Protección Social a crear el Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud (3). Después de este episodio legislativo, el Banco Interamericano de Desarrollo, en el marco de un proyecto de apoyo al fortalecimiento de los procesos de priorización de salud en Colombia, elaboró un documento denominado “Recomendaciones para la Estructuración de un Instituto de Evaluación de Tecnologías en Salud: caso Colombia”, en el cual se presentaron, con base en un ejercicio de referenciación internacional y en el Sistema de Salud colombiano, una serie de recomendaciones para el gobierno acerca de cómo diseñar e implementar el Instituto de Evaluación de Tecnologías Sanitarias. La gran mayoría de las recomendaciones propuestas fueron acogidas y puestas en práctica una vez la agencia empezó su tarea. La creación de una institución nacional dedicada a la evaluación de tecnologías sanitarias, fue una clara muestra de haber comprendido la necesidad de incorporar en la toma de decisiones en salud, el juicio técnico basado en evidencia científica sólida, en un marco de legitimidad desde el punto de vista social.

En noviembre del 2012, después de un proceso complejo, finalmente se dio la puesta en marcha del Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud (IETS), el cual a la fecha ha desarrollado 148 evaluaciones de tecnologías sanitarias, incluyendo medicamentos (81%), pruebas diagnósticas (14%), procedimientos (3%) y dispositivos (2%). Adicionalmente, en este camino por institucionalizar la evaluación de tecnología sanitaria, el IETS ha sido un actor clave en el proceso nacional de desarrollo de guías de práctica clínica, en donde se ha acompañado el desarrollo de más de 40 guías y se han desarrollado “in-house” 10 guías nacionales.


COLOMBIA   |   Orientaciones nacionales para la elaboración de evaluaciones económicas

PE Guidelines logoMás orientaciones regionales : Brasil  | Cuba | México

¿Gustaría de describir los aspectos claves de las orientaciones de otros países Latinoamericanos no todavía presentado por ISPOR? Escriba a PEguidelines@ispor.org


Los tres años de trabajo del IETS han contribuido a que los actores del sistema conozcan y comprendan el papel de la evaluación de las tecnologías en salud, frente a la toma de decisiones informada y a su valor como estrategia para incrementar la capacidad de discernimiento del ente rector. Es así como las evaluaciones de tecnologías y las guías de práctica clínica han sido insumo fundamental para la actualización del plan obligatorio de salud (POS) y el ajuste de la unidad de pago por capitación (UPC). Sin embargo, los retos para el país y el IETS, en lo que a evaluación de tecnologías respecta, están a la orden del día y para este período se encuentran ligados a dos hitos fundamentales para la salud del país: la Ley Estatutaria 1751 del 2015 (4) y el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018 (5).

El artículo 15 de la Ley Estatutaria, plantea que: “El sistema garantizará el derecho fundamental a la salud a través de la prestación de servicios y tecnologías, estructurados sobre una concepción integral de la salud, que incluya su promoción, la prevención, la paliación, la atención de la enfermedad y rehabilitación de sus secuelas.” (4). El mismo artículo también plantea que no podrán destinarse los recursos públicos para financiar servicios o tecnologías que cumplan con los siguientes criterios:

  1. Que tengan como finalidad principal un propósito cosmético o suntuario no relacionado con la recuperación o mantenimiento de la capacidad funcional o vital de las personas.
  2. Que no exista evidencia científica sobre su seguridad y eficacia clínica.
  3. Que no exista evidencia científica sobre su efectividad clínica.
  4. Que su uso no haya sido autorizado por la autoridad competente.
  5. Que se encuentren en fase de experimentación.
  6. Que tengan que ser prestados en el exterior.

Según la ley 1751, los servicios o tecnologías que cumplan con estos criterios deberán ser excluidos explícitamente por el Ministerio de Salud.

Esta ley refuerza el papel fundamental de la evaluación de tecnologías y deja claro que para la población colombiana, una institución como el IETS es pieza clave para garantizar el derecho fundamental a la salud, a través de procesos sólidos desde el punto de vista metodológico, que contribuyan a la construcción legítima del sí o del no. Frente a este reto futuro, el Instituto ha venido trabajando en los últimos tres años, fortaleciendo los métodos, definiendo los procesos e incrementando su capacidad instalada para hacer frente a las demandas del país.

El segundo hito, que quiero destacar es el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018 y específicamente el artículo 72, el cual reza que: “La evaluación que realice el Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud (IETS) a los medicamentos y dispositivos médicos definidos por el Ministerio de Salud y Protección Social (MSPS) y el precio que este ministerio determine con base en esa evaluación, serán requisitos para la expedición del correspondiente registro sanitario y/o su renovación por parte del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima). El proceso de determinación del precio de que trata este artículo se hará en forma simultánea con el trámite de registro sanitario ante el Invima.”(5)


A  S é r i e  d e  POLÍTICA DE ETS

Argentina| Brasil  | Chile| Equador | México |Paraguai  |Perú |Trinidad e Tobago |Uruguai

¿Gustaría escribir un artículo de política de ETS dedicado a un país todavía no presentado en la serie? Escriba a laconsortium@ispor.org


Este nuevo acto legislativo, reafirma el rol que el IETS tiene y tendrá frente al acceso de la población a las tecnologías que cuenten con evidencia de efectividad y seguridad, a un costo razonable para la sociedad colombiana, de tal suerte que se pueda garantizar el derecho fundamental a la salud. Vale la pena destacar que el IETS tiene el reto de mantener los estándares que ya tiene el Invima para la obtención del registro sanitario por parte de los interesados, y se espera que los procesos relacionados conserven los mismos períodos hasta ahora vigentes. Los mecanismos, procedimientos, definiciones y proceso de reglamentación del artículo 15 son objeto de un trabajo interinstitucional en curso, con la participación del Ministerio de Salud y Protección Social, el Invima, el Ministerio de Hacienda, el Departamento Nacional de Planeación, el IETS, la academia, y los demás actores relacionados.

Con base en el contexto planteado, vemos que en el país se ha venido comprendiendo la necesidad de institucionalizar y fortalecer la evaluación de tecnologías en salud, y en ese sentido, Colombia ha venido avanzando con pasos firmes, articulando el soporte legal y la infraestructura requerida para dar respuesta a los retos que plantea el uso eficiente de la tecnología sanitaria. No obstante los avances, somos conscientes de los desafíos y los retos venideros, dentro de los cuales es importante seguir trabajando en la consolidación de equipos técnicos de alto nivel, fortaleciendo las relaciones de la academia y las sociedades científicas con la agencia de evaluación de tecnologías y garantizando los recursos necesarios para que la evaluación de tecnologías se conserve en un alto nivel técnico y de independencia que le confiera legitimidad. Finalmente, a pesar de los retos, somos optimistas frente al aporte que la evaluación de tecnologías, y específicamente el IETS, tiene para dar frente a la búsqueda de la triple meta –cuidado, salud y costo―(6), aportando evidencia de alta calidad para que los colombianos accedemos a una medicina efectiva, segura y de calidad, basada en evidencia científica, apoyando la sostenibilidad del sistema y contribuyendo a la preservación de la cobertura universal alcanzada.

 

Referencias

  1. OECD Reviews of Health Systems: Colombia 2016 2016. Available from: http://www.oecd.org/countries/colombia/oecd-reviews-of-health-systems-colombia-2015-9789264248908-en.htm.
  1. Pérez G, Silva A. Una mirada a los gastos de bolsillo en salud para Colombia | Banco de la República (banco central de Colombia). Banco de la República; 2015.
  1. Ley 1438 Reforma Del Sistema De Seguridad Social En Salud, (2011).
  1. Ley Estatutaria 1751, (2015).
  1. Ley 1753 de 2015: Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018 “Todos por un nuevo país”. (2015).
  1. Berwick DM, Nolan TW, Whittington J. The Triple Aim: Care, Health, And Cost. Health Affairs. 2008 2008-05-01;27(3):759-69. en.